miércoles, 22 de octubre de 2008

Una "Advertencia" de 1798

En 1798, primero en Bristol, luego en Londres, salió a la venta, sin los nombres de sus autores (Wordsworth y Coleridge), la primera edición de las Lyrical Ballads, un poemario experimental, que abundaba en personajes campesinos y marginales (un joven "idiota", una madre que ha perdido la razón, una nena, etc.) y estilos de lengua asociados a esos personajes. También contenía el curioso y extenso poema de Coleridge sobre el marinero condenado a contar una y otra vez su fantástica historia de la maldición del albatros.
---La selección de contenidos no había corrido por cuenta exclusiva de los autores. En busca de dinero para hacer un viaje a Alemania, Wordsworth y Coleridge habían barajado distintos planes de publicación (por ejemplo, publicar dos tragedias, una de cada uno), pero fue el editor Joseph Cottle quien les propuso editar "baladas". De modo que el perfil experimental del libro no implicaba, en principio, un desacuerdo con la interpretación de la demanda del público. (Véase Historical development of the Lyrical Ballads).
---El poemario venía precedido por un pequeño paratexto, una “Advertencia”, donde se explicaban los propósitos de la obra. Esas páginas servirían de base al extenso “Prefacio” que Wordsworth agregó a la segunda edición de 1800 y que, según Abrams, "tiene algo del aspecto de un manifiesto romántico" (El espejo y la lámpara, p. 752).
---A continuación ofrecemos una traducción nuestra de la "Advertencia". Hay una versión en castellano de la primera edición de las Lyrical Ballads: W. Wordsworth y S. T. Coleridge, Baladas líricas, edición bilingüe de Santiago Corrugedo y José Luis Chamosa, Madrid, Cátedra, 1994, 339 págs. En inglés, puede consultarse la maravillosa edición académica, con variantes, información histórica y comentario crítico, que Romantic Circles y Cambridge University Press ofrecen aquí: http://www.rc.umd.edu/editions/LB/preface.html.
J.L.
"Advertencia" a la primera edición de Lyrical Ballads

Es honorable característica de la Poesía el que sus materiales se encuentren en cualquier asunto que pueda interesar a la mente humana. La evidencia de este hecho debe buscarse, no en los textos de los Críticos, sino en los de los mismos Poetas.
---En su mayoría, los siguientes poemas deben ser considerados como experimentos. Fueron escritos principalmente con la intención de determinar en qué medida el lenguaje de la conversación en las clases media y baja de la sociedad se adapta a los fines del placer poético. Los lectores acostumbrados a la ornamentación excesiva y la fraseología inane de muchos escritores modernos, si persisten en la lectura de este libro hasta su conclusión, acaso deban enfrentarse a menudo con sentimientos de extrañeza y extravagancia: buscarán poesía y se preguntarán en virtud de qué tipo de cortesía podría tolerarse que estos ensayos asuman ese título. Sería deseable que esos lectores, por su propio bien, no permitieran que la solitaria palabra Poesía, un palabra de sentido muy disputado, se interpusiera en el camino de su gratificación; y que al contrario, al recorrer este libro, se preguntaran si no contiene un delineamiento natural de pasiones humanas, personajes humanos e incidentes humanos; y si la respuesta fuera favorable a los deseos del autor, que aceptaran entonces sentir placer, a pesar del más terrible enemigo de nuestros placeres, nuestros propios códigos de decisión preestablecidos.
---Los lectores de juicio más elevado pueden reprobar el estilo en el que muchas de estas piezas están ejecutadas, porque cabe esperar que muchos versos y frases no se ajusten a su gusto con exactitud. Acaso les parezca que, deseando evitar errores hoy dominantes, el autor a veces ha descendido demasiado, y que muchas de sus expresiones son demasiado familiares, sin la dignidad suficiente. Se comprende que cuanto más conozca el lector a nuestros Escritores antiguos y a aquellos de nuestros tiempos modernos que han logrado pintar las costumbres y las pasiones, menos serán las quejas de este tipo que tenga para hacer.
---Un gusto apropiado en poesía y en todas las otras artes -observó Sir Joshua Reynolds- es un talento adquirido, que sólo puede lograrse mediante el pensamiento riguroso y el continuo diálogo con los mejores modelos de composición. Esto lo digo no con el ridículo propósito de evitar no que el lector menos experimentado juzgue por sí mismo sino sólo que no adopte una opinión apresurada y sugerir, también, que si no se dedicó mucho tiempo a la poesía, puede producirse un juicio errado y que, en muchos casos, será así necesariamente.
---La historia de “Goody Blake y Harry Gill” se funda en un hecho comprobado que ocurrió en Warwickshire. De los otros poemas de la colección, acaso no esté de más decir que son invenciones absolutas del autor o hechos acontecidos en su presencia o en la de amigos suyos. El poema de “El Espino” [The Thorn], como el lector pronto descubrirá, no se supone dicho por la persona del autor: la identidad del locuaz narrador se mostrará claramente en el curso de la historia. “La Rima del Viejo Marinero” [The rime of the Ancient Mariner] fue escrita deliberadamente en el estilo y el espíritu de los poetas antiguos; pero salvo unas pocas excepciones, el Autor cree que el lenguaje adoptado ha sido inteligible sin variaciones durante los últimos trescientos años. Los versos intitulados “Expostulation and Reply” [Reproche y respuesta] y los que les siguen, surgieron de una conversación con un amigo que era muy afecto, medio insensatamente, a los libros modernos de filosofía moral.

2 comentarios:

Vanesa Cotroneo dijo...

Por favor, no den de baja este blog cuando finalice la cursada. Me parece que tiene trabajos, links a otras páginas y comentarios muy interesantes, razón por la cual nos va a aportar mucho durante el proceso de la escritura monográfica. Además, es un blog hermoso.
Saludos.

siglo diecinueve dijo...

Aquí queda el blog, Vanesa. La idea es seguir subiendo materiales que puedan serles de utilidad. Gracias por el comentario.